Músculos voluntarios y músculos involuntarios

Los músculos voluntarios son aquellos que podemos mover voluntariamente. Son músculos de fibra estriada y, si exceptuamos algunos pequeños músculos, como los orbiculares de los ojos y la boca, todos los músculos voluntarios forman parte del aparato locomotor.


El trabajo de los músculos del aparato locomotor consiste en aproximar y separar dos partes del cuerpo, a través de la contracción y de la relajación del músculo. Ello da origen al movimiento.

Como sabes, el músculo está formado por miles de fibras musculares, que contienen millares de miofibrillas, formadas por dos proteínas: actina y miosina.

Cuando llega una orden del cerebro, a través de los nervios, la actina, que es la célula del movimiento, se superpone sobre la miosina.

Al cruzarse los dos tipos de célula, se reduce la longitud del músculo y este se contrae. Así es como puedes doblar un brazo o una pierna.

Por otro lado, los músculos involuntarios no dependen de nuestra voluntad. En nuestro cuerpo hay muchos músculos involuntarios, que no están bajo nuestro control. Realizan funciones "automáticas", que son fundamentales para el correcto funcionamiento del organismo.

Forman parte de muchos conductos del cuerpo, como las venas, las arterias, el esófago o la faringe, y de las "paredes" de varios órganos, como el estómago.

Los músculos involuntarios son casi todos de fibra lisa, pero algunos como el corazón o los músculos de la faringe, son de fibra estriada.


30 thoughts on “Músculos voluntarios y músculos involuntarios”

Leave a Reply