La cápsula articular

El cartílago y la membrana sinovial están protegidos por una membrana muy resistente, llamada cápsula articular.

Una de las funciones de la cápsula articular es actuar como una capa protectora de la articulación.

Se encuentra alrededor de la membrana sinovial, envolviendo y protegiendo toda la articulación.

Pero la cápsula articular tiene también otra misión muy importante. Se encuentra unida a los huesos de la articulación por una especia de tendones muy delgados. La cápsula articular "sujeta", por lo tanto, los huesos e impide que se produzca un desplazamiento excesivo de alguno de ellos.


Para ello, la cápsula articular está formada por dos tipos de tejido: un tejido fibroso y espeso, que envuelve la articulación; y algunas fibras más largas, que están unidas a los músculos y los tendones para mantener los huesos unidos.

La cápsula articular actúa como una goma lo bastante elática para que todos los elementos de la articulación cumplan su función de hacer posible el movimiento, pero también lo bastante resistente para que los huesos no se desplacen excesivamente.

Uno de los huesos de la articulación se puede desplazar de su sitio a causa de una caída grave o por un golpe violento. Esta lesión se conoce con el nombre de luxación.

La luxación o desplazamiento del hueso, lesión que se explicará en futuros artículos, lleva casi siempre consigo que el hueso se salga de la cápsula articular y la desgarre.

11 thoughts on “La cápsula articular”

Leave a Reply