Las articulaciones móviles o diartrosis

En las articulaciones móviles, los huesos se mueven mucho más que en las articulaciones semimóviles que comenté en la entrada anterior.

Las articulaciones que permiten que los huesos tengan más movilidad se llaman diartrosis, y son el origen de la myor parte de movimientos que podemos realizar.

En estas articulaciones los extremos de los huesos están recubiertos por cartílago. Cuando movemos alguna articulación móvil - el hombro, el codo, la rodilla, etc. -, el cartílago amortigua el roce entre los huesos.

En las articulaciones móviles, los extremos de los huesos tienen formas diferentes y se articulan de distintas maneras. Éstas son las principales clases de articulaciones móviles:

  • Articulación de superficies esféricas. El extremo de uno de los huesos es redondeado y entra en una cavidad situada en el extremo del otro hueso, como la articulacion entre el homóplato y el húmero.
  • Articulación condilea. Uno de los huesos es alargado y se ajusta perfectamente en una cadidad del otro hueso, llamada glenoidea; es condilea la articulación entre el hueso temporal y el maxilar inferior.
  • Articulación en silla de montar. El extremo de uno de los huesos tiene la forma de una silla de montar, sobre el que el otro hueso monta como un jinete: articulación entre el trapecio y el metacarpio en el pulgar.
  • Articulación troclear. Tiene una forma parecida a una polea; es troclear la articulación existente entre el húmero y el cúbito en el codo.
  • Articulación trocoide. Parecido a un cilindro que da vueltas sobre un eje, como la articulación entre el radio y el cúbito.
  • Articulación artrodia. Es una articulación entre huesos planos, como los huesos de la muñeca.

27 thoughts on “Las articulaciones móviles o diartrosis”

Leave a Reply